Los 10 mandamientos según Nietzsche

Nietzsche, el martillo de las conciencias, no deja indiferente a nadie. Si una de sus ideas te penetra, puede dinamitar alguno de tus principios morales, y lanzarte por el camino del crecimiento vital. Este camino es apasionante pero incompatible con la comodidad psicológica. ¿Realmente merece la pena perder tus certezas y tu estabilidad moral? Piénsalo bien, quizás lo mejor para ti sea pasar de largo.

Sí a la lucha alegre


4ª PRINCIPIO; sí a la lucha alegre, no a rechazar el deseo.

Sí a la insatisfacción:
La insatisfacción es el gran estimulante de la vida. El hombre no evita el dolor, al contrario, busca una resistencia algo que se le oponga, necesita resistencias por vencer. FFNN 
Todo sentimiento de placer supone una resistencia vencida. No se aspira al placer, el placer sobreviene cuando se consigue lo que se pretende. FFNN
Este es un elemento clave de toda el planteamiento moral. La felicidad y la alegría han de encontrarse dentro de la lucha y el dolor, y jamás hay que evitar la lucha pensando en alcanzar así mejor la felicidad y la alegría. Esto significa un cambio importante respecto a los valores tradicionales. Este gran giro intelectual es especialmente difícil teniendo en cuenta que nuestra cultura nos ha impregnado de valores y prejuicios que contradicen radicalmente esto. Encajar esta idea en nuestros esquemas ideológicos-psicológicos es realmente complicado.  

Sí a la lucha antes que a la moral de la comodidad
No consientes que te regalen un derecho que seas capaz de conquistar tu mismo.FNNN
Ama la paz como un medio de nuevas luchas, y la paz breve más que la prolongada. FFNN 
Que vuestro trabajo sea una lucha, que vuestra paz sea una victoria. FFNN 
La inclinación a la agresividad forma parte de la fuerza, como la inclinación a la venganza forma parte de la debilidad. FFNN
Debéis tener enemigos dignos de vuestro odio, pero no enemigos dignos de desprecio. Es preciso que os sentáis orgullosos de vuestro enemigo. FFNN
Si se quiere ser amigo, es preciso hacer la guerra a su favor, y para hacer la guerra, es necesario saber ser enemigo. FFNN
La guerra es la madre de todas las cosas, a unos los hace dioses, a otros esclavos. HERÁCLITO
Se hace una distinción entre la agresividad del débil, que aparece por reacción de otra acción, y la agresión del fuerte, la que no es buscada y aparece al exteriorizar su propia fuerza interna. Me aventuro a asegurar que la mayoría de las acciones violentas en las que podemos pensar, son de tipo reactivo. Es decir, en términos generales podemos decir que la agresión responde, en casi todos los casos, a una exteriorización de impotencia (debilidad) y no de fuerza.

 No a rechazar el conflicto  
La tolerancia de la debilidad; sólo tienen un deseo, que nadie le haga daño, por eso son corteses con todos y les hacen bien. FFNN 
La tolerancia de la debilidad es la incapacidad de decir sí o no a algo, la incapacidad de decidirse. FFNN 
No a la tolerancia de la debilidad, la de los que no quieren defenderse y se tragan el veneno, lo soportan todo y con todo se contentan, esas son costumbres de lacayos. FFNN
La imparcialidad, la tranquilidad, el autocontrol, y otros conceptos relacionados pueden usarse para justificar la falta de respuesta, es decir, pueden ser un síntoma de debilidad. Hay otro tipo de autocontrol, de imparcialidad, de tranquilidad que defiende el filósofo y del que hablaré más adelante.
 
 Si a la lucha-crítica alegre, no a la lucha-crítica con odio  
Es con la risa y no con la cólera como se mata. FFNN 
La crítica, para ser autentica, debe ser alegre, el odio o el rencor la invalidan. FFNN 
El buen desprecio es el que no procede como la carcoma, el gran desprecio es amante, y ama más donde más desprecia. FFNN 
Donde no puedas amar pasa de largo. FFNN 
La crítica a lo superado es síntoma de retroceso. FFNN
La mejor forma de atacar a lo que no entorpece es dejar que caiga sólo, como una rama marchita. FFNN 
La mejor venganza es el desdén, si te afecta es que todavía no lo has superado y estas al mismo nivel. FFNN 
Nuestra enemistad debe ser un medio de aumentar nuestra alegría. La guerra sin cuartel se hace riendo, bromeando, destruyendo sin amargura. FFNN. 
No levantes tu brazo contra la masa de mediocres, son innumerables y tu destino no es el de ser cazamoscas. FFNN 
Principios de la práctica guerrera. sólo ataco en soledad, con alegría y a la idea que triunfa. FFNN 
Solo me interesa la opinión ajena cuando es afirmativa y resuelve algo, ya tengo bastantes problemas con los míos. GOETHE 
La manera de andar ya deja adivinar si marcha por su verdadero camino, porque el que se aproxima a su objeto, ese baila (es alegre). FFNN 
Sólo el sabio, el verdaderamente sabio, es alegre y feliz. Desde estos sentimientos el sabio realiza su crítica a la decadencia exterior. Si la crítica viene enturbiada con odio, si la crítica nace del resentimiento, esa crítica no merece ser tomada en consideración ya que el que la hace no es sabio. El que hace esa crítica esta poniendo de manifiesto su infelicidad, y la infelicidad es síntoma de ausencia de sabiduría. La critica desde el odio sólo sirve para ahondar en nuestra propia miseria, nos regocijamos en nuestra propia infelicidad porque nos sentimos impotentes. En cambio el sabio no se siente impotente, se acepta a sí mismo y asume la realidad que le rodea. El sabio quiere cambiar la realidad no para dejar de sentirse impotente, sino para desenvolver su propia fuerza interna, para exteriorizar el poder que ya tiene. Para crear.




3 comentarios:

Liziane dijo...

Gracias por dar cabida a alguien como Nietzsche,odiado por tantos y querido por pocos....

Ernest Català dijo...

Aquí se explica el concepto de la voluntad de poder de Nietzsche de forma amena:

http://thirdmentalwar.blogspot.com.es/2011/11/la-voluntad-de-poder.html

saludos

profesor Francisco dijo...

Interesante. Te respondo allí.